«Mi sombra, mi luz» por M. Romasco.

Uno de los bloqueos que impide el desarrollo emocional es el miedo a lo que se encuentra sepultado en el inconsciente. Carl Jung llamó sombra a esa zona que no estamos dispuestos a ver y de la que no queremos apropiarnos ( extracto del libro Dejar Ir del Dr. David R. Hawkins).
Nuestra sombra se forma a partir de la más tierna infancia y la vamos alimentando a lo largo de la vida con nuestra educación, creencias y lealtades. Todos esos aspectos propios que no reconocemos y los proyectamos en los demás.
Una forma de reconocer nuestra sombra es observar por ejemplo nuestros enojos, lo que juzgamos en otros, excesos y repeticiones.
Recién cuando reconocemos como propios estos pensamientos, podremos lograr quitarles poder, no dejar que manejen nuestras reacciones y utilizar a nuestro favor todo su potencial.

Algunas preguntas que me puedo hacer son:
Qué situaciones o personas me enojan?
Qué juzgo en otros?
Qué admiro en otros?
Qué situaciones conflictivas se repiten en mi vida?
Para qué hago el trabajo que hago?
Si podemos responder estas preguntas desde un estado de conciencia, estaremos empezando a ver nuestro tan temido lado oscuro e iluminarlo para obtener de él todo el potencial disponible que contribuirá a mi salud física y emocional.

Mariana Romasco
Acompañante en Bioneuroemoción ®️
Conectando Almas

Mariana Romasco

Compartílo

Redacción RN

La cuenta oficial y editorial de RNPehuenco

Deja un comentario