«La culpa: ¿Aliada o enemiga?», por M. Romasco.

La culpa, es uno de los grandes sufrimientos que se nos presentan en la vida, generando experiencias, que por lo general, son dolorosas.

A través de los tiempos, ha pasado de generación en generación, lo que podríamos llamar, un gran código de conducta que establece un sistema de normas a cumplir, y que utiliza, a la culpa, como herramienta que se acciona al momento de transgredir o dejar de cumplir con algunas de las normas establecidas.

Sería la culpa, el guardián del código.

Este guardián, vive en nosotros mismos, siendo el acusador y el acusado las dos caras de una misma moneda, y librando así una batalla interior que genera síntomas, sufrimientos y desconexión con nuestro ser.

Así como la vida, está en permanente evolución, también lo están las modificaciones que podamos instaurar en nuestro código conductual, no destruyendo la norma original, sinó adecuándola a nuestra vida y a nuestros tiempos.

La autoindagación nos permite preguntarnos al momento de sentir culpa:

Qué norma siento que he transgredido?

De qué me estoy acusando?

Una vez respondido esto, me pregunto:

Qué otra manera tengo de cumplir esta norma y que no me afecte? Cómo la puedo reformar para mejor?

Qué me aporta si lo hago?

Una vez establecido este diálogo interno, es muy probable que encontremos un nuevo camino en el que podamos seguir respetando nuestros valores de una forma nueva, que nos contribuya al bienestar físico y emocional.

Sin destruir, transformando.

Lograremos que el culpador y el culpado, se entiendan, no luchen y comiencen a ser aliados y protectores el uno del otro.

Dejemos de torturarnos y aprendamos a repararnos.Las herramientas están en nuestro interior.

Conectando Almas
Mariana Romasco
Acompañante en Bioneuroemoción ®️

Compartílo

Redacción RN

La cuenta oficial y editorial de RNPehuenco

Deja un comentario